Las nuevas miradas

La forma en la cual nos comunicamos desde que inició la pandemia ha cambiado y no es sólo por la distancia social. También se  debe a un nuevo “accesorio” el cual es ahora obligatorio para todos, con el fin de evitar el contagio del covid. Con el nuevo coronavirus llegó también el infaltable tapabocas, el cual a pesar de protegernos no es muy agradable de usar.

Es cierto que no a muchas personas les debe agradar el hecho de llevar esta mascarilla que cubre medio rostro y en especial una parte fundamental de la cara por medio de la cual nos comunicamos, tanto de forma verbal como no verbal, nuestras bocas, mejillas y narices.

El cómo nos comunicamos con nuestros semejantes cambió desde que tenemos que utilizar un tapabocas que nos cubre media cara, debido a que muchas de nuestras gesticulaciones no pueden ser observadas por nuestros interlocutores y en ocasiones nuestra voz también se ve afectada.

Entiendo que casi todo nuestro rostro está cubierto por el cubrebocas y nuestros ojos no lo están ¿podríamos decir que hay que comunicarnos con nuestros ojos?

¿Cómo podemos aprender a mirarnos? Pero a mirarnos de verdad, observando no sólo el brillo y el color dentro de los dos agujeros, sino viendo más allá de lo que sólo es perceptible ante la mirada.

Con los tapabocas también llegó una nueva y diferente forma de mirarnos, pero ¿Estamos aprendiendo a vernos realmente desde lo profundo? quizás esta pandemia trajo también consigo y el cubreboca unas nuevas y diferentes miradas, que comunican y dicen mucho más que mil palabras.

Tal vez, gracias a ese accesorio no muy cómodo y deseado por las personas estamos descubriendo no sólo la vida de otra manera, también estamos descubriendo a la gente de otra forma. Viendo diferente y hasta prestando más atención a pequeños detalles a los que antes no les dábamos importancia.

Si los ojos son las ventanas del alma entonces ¿Qué dice el alma de cada persona cuando se expresa con la mirada? ¿Estamos realmente prestando atención a lo que dice la mirada del otro? O quizás simplemente escuchamos vagamente lo que dice. 

Esta nueva vida puede convertirse en una ocasión para cambiar nuestra mirada, en especial hacia los más necesitados y quienes no tienen voz, porque es verdad que la pandemia cambió la vida de todos, pero hay personas que no han tenido tanta suerte. Y precisamente son ellos quienes más necesitan de la atención de miradas ajenas.

Así con esta nueva modalidad de vida también hay una nueva oportunidad de aprender a leer a los otros con los ojos, a hablar con nuestra mirada, a ver a los demás de forma más profunda y más solidaria, ayudándonos mutuamente y viendo por quienes no han tenido las misma oportunidades. Porque la mirada se ha convertido en un estímulo y a pesar de tener medio rostro cubierto, observando al otro realmente podemos llegar a ser una comunidad aún más despierta y fraternal, comunicándonos con miradas y con acciones llenas de vida y humanidad.

Durante todo el mes de marzo la Asociación Solidaria Estrellas del Mar estará realizando una campaña de salud para las personas más necesitadas en África y América Latina. Si estás interesado en apoyar la campaña puedes donar en www.estrellasdesolidaridad.org, y así poner un granito de arena, porque cambiado tu forma de ver el mundo y transformando tu mirada en una solidaria, entre todos podemos ayudar a los más vulnerables.

Por: Camila Chica O.

Compartir en